Productos

Productos

Productos seguros

Todos los productos pasan por nuestro proceso de conformidad de productos para garantizar que son seguros y conformes. Esto significa que todos los materiales deben ser aprobados antes de su compra a través de nuestro proceso de aprobación. El proceso se complementa con nuestro programa de pruebas, mediante el cual garantizamos que nuestros productos se someten a pruebas de materiales peligrosos. Con muy pocas excepciones, todos nuestros productos se prueban en la fase de preproducción. En el caso de los productos considerados de alto riesgo, las pruebas se repiten durante la producción en serie. A la hora de definir nuestros requisitos, nuestra política es cumplir los requisitos de la UE o la legislación nacional aplicable, la que establezca las normas más estrictas. En varios ámbitos, vamos más allá de los requisitos legales.

Esto significa que, por ejemplo, prohibimos productos químicos como el triclosán, el formaldehído, los ftalatos (todos los tipos de ftalatos), la formamida y los materiales de revestimiento basados en halógenos (bromo, cloro, flúor, etc.). Trabajamos continuamente en la mejora y el desarrollo de nuestros requisitos de conformidad de productos con la FTC, lo que conduce a productos más seguros. Esto se hace en estrecha colaboración con nuestros proveedores ayudándoles a entender y aplicar nuestras restricciones. En 2019, tuvimos tres retiradas de productos. Medimos el riesgo retirando inmediatamente todos los artículos en cuestión.

Productos de calidad

Flying Tiger Copenhagen's programa estratégico de calidad tiene como objetivo mejorar constantemente la calidad de nuestros productos mediante inspecciones físicas durante la producción. Aquí evaluamos la calidad general de los productos en términos de durabilidad y funcionalidad, pero también cuestiones como las normas higiénicas y el riesgo de desarrollo de moho durante la producción o los largos plazos de envío de Asia a Europa. En Shanghai hay un equipo de inspectores de calidad, un responsable de calidad y personal de apoyo. La selección de los productos sujetos a controles de calidad y la descripción de los puntos de control de calidad se realizan en la sede central de Dinamarca, mientras que las inspecciones y la manipulación corren a cargo del equipo local y en el idioma local.

La mayor atención a la calidad también crea una mayor concienciación entre nuestros proveedores, lo que se traduce en un nivel de calidad continuamente más alto para todos los productos.

Abastecimiento responsable

En 2019, compramos productos a unos 300 proveedores de todo el mundo. Aproximadamente el 75 % de nuestro gasto procede de proveedores con sede en China; el 18 %, de proveedores con sede en la UE, y el 7 % restante, de proveedores repartidos por todo el mundo, en países como India, Nepal y Taiwán. La mayoría de nuestros proveedores directos son empresas comerciales que se abastecen en distintas fábricas, lo que nos permite ofrecer una amplia gama de productos novedosos en diversas categorías.

Por lo que respecta a la configuración de nuestra cadena de suministro, centrarnos en el abastecimiento responsable garantiza que tengamos en cuenta los impactos adversos sobre los derechos humanos y laborales de los trabajadores y las comunidades de las zonas de producción. A través de nuestro proceso de cumplimiento social, trabajamos para garantizar que las fábricas seleccionadas para la producción en nuestro nombre puedan cumplir nuestros requisitos, y que las personas que producen nuestros productos sean tratadas con respeto y se les proporcionen condiciones de trabajo justas y seguras. Tenemos un enfoque continuo en mejorar nuestro proceso de cumplimiento social y nuestro desempeño. En 2019, reforzamos nuestra cooperación con los equipos de compras y calidad de los productos, medimos el progreso en proveedores individuales, lo que permite un proceso y una cooperación aún más sistemáticos y transparentes.

El proceso sigue tres pasos:

Proceso de cumplimiento social

1. Compromiso con la Flying Tiger Copenhagen Código de conducta para proveedores.
Todos los proveedores de productos deben firmar el Flying Tiger Copenhagen Código de conducta para proveedores. El Código se basa en las normas internacionales definidas por las Naciones Unidas (ONU) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Define nuestros requisitos en materia de salud y seguridad en el lugar de trabajo, condiciones de empleo, jornada laboral, salarios, protección del medio ambiente y ética empresarial. Entre otras cosas, prohíbe el trabajo infantil, el trabajo forzado, las condiciones de trabajo peligrosas o gravemente insalubres y las prácticas disciplinarias abusivas. No se pueden realizar compras sin un Código en vigor. El compromiso con el Código debe renovarse cada dos años por escrito.

2. Evaluación de riesgos y auditorías de fábrica.
Las fábricas se seleccionan para ser auditadas en un proceso de dos fases:

I. La información sobre las fábricas de todos los artículos se obtiene de la herramienta de listas de materiales y a los artículos se les asigna automáticamente una calificación de riesgo en función de: i) el país de producción; ii) el volumen de compras; iii) la categoría del producto.

II. La clasificación automática del riesgo se combina con un proceso manual que tiene en cuenta: i) la exposición del producto a la marca; ii) el historial de auditorías y el rendimiento de la fábrica, incluidas las prácticas de subcontratación.

Las fábricas calificadas de alto riesgo se seleccionan para ser auditadas. Las auditorías in situ de las fábricas las lleva a cabo nuestro equipo de auditores con sede en China o Elevate, una organización especializada en auditorías de fábricas en materia de cumplimiento social. Todas las auditorías siguen el Flying Tiger Copenhagen protocolo de auditoría que consta de 115 preguntas y evalúa las prácticas en las áreas de ética, gestión de subproveedores, derechos humanos, prácticas laborales y medio ambiente. Las auditorías incluyen una combinación de evaluación de las instalaciones, revisión de la documentación, entrevistas a la dirección y entrevistas anónimas a los trabajadores. Las auditorías pueden ser anunciadas, semianunciadas y no anunciadas, dependiendo de la progresión de las auditorías y de los tipos de hallazgos en auditorías anteriores. Todas las fábricas se evalúan de la A (conforme) a la E (tolerancia cero) y la mayoría de las que utilizamos tienen una calificación C. Tenemos el objetivo estratégico de aumentar la calificación de las fábricas que utilizamos.

3. Mejora y corrección
Todas las fábricas, salvo las calificadas con A, deben aplicar un plan de acción correctiva (PAC) dentro de un plazo definido. El PAC se revisa periódicamente hasta su cierre por Flying Tiger Copenhageny la fábrica debe someterse a una nueva auditoría para verificar las mejoras. Las reauditorías se realizan con o sin previo aviso. Las fábricas que presentan graves problemas de tolerancia cero son rechazadas (por ejemplo, uso de mano de obra infantil, trabajo forzado, graves problemas de seguridad y derechos humanos, intento de soborno del auditor). En algunos casos, cuando se puede verificar la buena fe y los errores de procedimiento, la fábrica se somete a un proceso de recalificación que incluye formación, un plan de mejora estrictamente supervisado y una nueva auditoría. En caso de que un proveedor y/o una fábrica no estén dispuestos a mejorar, interrumpiremos la colaboración de forma permanente.

En ocasiones nos encontramos con fábricas que utilizan mano de obra infantil. Tenemos tolerancia cero con el trabajo infantil y normas estrictas para los trabajadores jóvenes (entre 16 y 18 años). Si detectamos trabajo infantil, la fábrica debe remediar inmediatamente el caso y quedará en suspenso hasta nuevo aviso. Hemos establecido una colaboración con el Centro de Derechos del Niño y Responsabilidad Social Corporativa (CCR-CSR) de China, que nos ayuda a remediar y prevenir el trabajo infantil. El CCR-CSR se asegura de que cada caso se trate con respeto a las circunstancias individuales del niño. Entablan un diálogo con la familia y garantizan medidas adecuadas, como la matriculación en escuelas de formación profesional y un estipendio mensual durante todo el periodo de remediación.

En 2019, hemos realizado más de 300 auditorías en fábricas de Asia. Las cuestiones más comunes que requerían mejoras eran garantizar un entorno de trabajo seguro y saludable y reducir las horas extraordinarias. Nuestro objetivo para 2020 es mantener el número de auditorías y perseguir una mayor transparencia mediante la introducción de una preselección a través de toda la gama de surtido, y seguir desarrollando la capacidad de nuestros proveedores.

En 2020, revisaremos nuestra estrategia de abastecimiento para simplificar aún más nuestra cadena de suministro. También introduciremos más requisitos para nuestros socios actuales y nuevos, con el fin de aumentar aún más el cumplimiento y la transparencia en nuestra cadena de suministro.

Compromiso de los proveedores y desarrollo de capacidades

Consideramos que nuestros procesos de auditoría son una herramienta fundamental para garantizar el cumplimiento en nuestra cadena de suministro. Pero también hemos aprendido que, para impulsar auténticas mejoras, debemos combinar estos procesos con el desarrollo proactivo de capacidades y la formación de nuestros proveedores y sus fábricas. Creemos en las asociaciones justas basadas en la transparencia y la confianza, completadas con la capacidad de comprobar e impulsar mejoras.

En 2019, s